El 5G y la nueva Guerra Fría

Publicado por Ernesto Doudchitzky on Jul 8, 2020 5:55:00 PM

Una de las consecuencias más previsibles de la pandemia  actual, será la recesión global que  ya se manifiesta claramente en los países del primer mundo, y que tendrá un impacto dramático en los países del tercer mundo. A decir verdad, la gran crisis económica actual es más producto de la cuarentena que de la pandemia en sí.

Comparadas con la gripe española que en 1918 mató a 40 millones de personas, o con la epidemia de 1665 que acabó con un cuarto de la población de Londres, la pandemia actual apenas ha matado al 0,2% de la población en los países donde más daño ha causado. Sin embrago la cuarentena ha dejado, sólo en Estados Unidos, más de 20 millones de desempleados en solo tres meses.

Sociólogos, economistas y filósofos de todo el mundo se preguntan cuál será el mundo que quedará una vez que la pandemia y la cuarentena hayan pasado. Dentro de las previsiones que se hacen, la más indiscutible parece ser la de una profundización de la economía digital, tanto a nivel de producción como de consumo, e incluso de interrelación social. El trabajo on line, así como el consumo on line, se han disparado desde los primeros días de cuarentena, y difícilmente se vuelva atrás en este sentido, porque el temor a una nueva oleada de contagios quedará latente por mucho tiempo.

Mientras tanto, Google, Amazon, Facebook, Apple, Microsoft, Alibaba y otros gigantes tecnológicos, que están siendo tal vez los únicos ganadores en estos tiempos de pandemia y que se encuentran ya entre las 50 empresas mejor cotizadas del mundo, seguirán desarrollando sus proyectos digitales con la aprobación y el apoyo de los gobiernos que las necesitarán para comunicarse con la gente, para educar, para controlar  y para proteger.

Uno de los temas que se imponían en este 2020, antes de la irrupción del Covid19, era el 5G. Esta innovación tecnológica está llamada a provocar una transformación importante en el mundo económico. El 5G es una innovación cuantitativa más que cualitativa, ya que se trata básicamente de un gran salto en la velocidad de transmisión de internet.

Este gran salto cuantitativo provocará un salto cualitativo que se manifestará en una mayor eficiencia en las transacciones y las comunicaciones on line, pero sobre todo en la posibilidad de desarrollar el Internet de las Cosas, la robótica, la inteligencia artificial, la realidad aumentada y los videojuegos, aprovechando una transferencia de datos que en un comienzo será 10 veces más rápida que la actual, y que en unos pocos años podría llegar a ser 100 veces más rápida.

En un futuro próximo el 5G tendrá el poder de potenciar no solo nuestras computadoras y celulares, sino también automóviles, drones, maquinaria y artículos del hogar, que funcionarán de manera interconectada y con una respuesta casi instantánea.

Si bien internet es un fenómeno global, lo cierto es que ha sido desarrollado y manejado desde el comienzo por empresas de origen estadounidense y por el propio gobierno de Estados Unidos. Sin embargo el 5G marca un quiebre en esta tendencia, al ser la empresa china Huawei la que está a la vanguardia de esta tecnología.

Huawei ha sido la empresa de tecnología que más ha crecido en los últimos años, y está actualmente en todos los rincones del planeta. Ya no es sólo la empresa que vende más dispositivos digitales, detrás de Samsung, sino la primera en desarrollar las redes 5G por el mundo. En 2019 cerró contratos con 60 países, entre ellos 7 latinoamericanos.

El primer mundo occidental ha estado reaccionando a esta realidad desde 2018. La empresa china ha sido acusada en varias ocasiones de espionaje. Y el gobierno de Estados Unidos no parece dispuesto a perder su lugar de privilego. En diciembre de 2018, Meng Wanzhou, hija del fundador de Huawei, y  encargada de finanzas de la empresa, fue detenida en Canadá y acusada de haber violado las sanciones contra Irán. Permanece en arresto domiciliaria en su casa de Vancouver mientras se lleva a cabo el juicio que podría concluir con la extradición a Estados Unidos. Canadá se vio obligada a alinearse con su vecino del norte y esto llevó a un severo empeoramiento en su relación con China.

En enero de 2020, como respuesta a las presiones de Estados Unidos, la Unión Europea decidió lanzar un paquete de medidas para limitar la penetración de Huawei en su territorio.  Más recientemente, el Pentágono hizo pública una lista de empresas chinas que tendrían conexión directa con el Ejército Popular de Liberación, entre las cuales se encuentra Huawei.

Reaccionando ante la avanzada tecnológica y comercial china en el mundo, el presidente Trump, apunta sus dardos contra China en plena campaña hacia su reelección, mientras el gobierno norteamericano planea inversiones multimillonarias para recuperar el terreno cedido a China en desarrollo digital.

En un mundo aturdido por la pandémica global, con un país que ha perdido su capacidad de liderazgo mundial y otro ansioso por ocupar ese lugar, los analistas políticos hablan ya de una nueva guerra fría inevitable en esta nueva era donde el protagonismo lo tendrán los gigantes tecnológicos.

Topics: Insider, Novedades

Publicaciones recientes